Multilingual Folk Tale Database


Kisah Nasib (Fudail Ibn Ayad)

Le Jardinier et le Mort Cuando la muerte llegó a Bagdad
Jean Cocteau unknown author
French Spanish

Un jeune jardinier persan dit à son prince :

“J’ai rencontré la Mort ce matin.
Elle m’a fait un geste de menace.
Sauve-moi! Je voudrais être par miracle,
à Ispahan ce soir.”

Le bon prince prête ses chevaux.
L’après-midi, ce prince rencontre la Mort.
“Pourquoi lui demande-t-il avez-vous fait ce matin,
à notre jardinier, un geste de menace?”

- “Je n’ai pas fait un geste de menace,” répond-elle,
“mais un geste de surprise.
Car je le voyais loin d’Ispahan ce matin
et je dois le prendre à Ispahan ce soir.”

El discípulo de un sufí de Bagdad estaba un día sentado en un rincón de una posada, cuando oyó hablar a dos personajes. Por lo que decían, se dio cuenta de que uno de ellos era el Ángel de la Muerte.

“Tengo varias visitas que hacer en esta ciudad durante las próximas tres semanas”, le decía el Ángel a su compañero. Aterrorizado, el discípulo se escondió hasta que ambos partieron. Entonces, usando su inteligencia para resolver el problema de cómo frustrar una posible visita de la Muerte, decidió que si se mantenía alejado de Bagdad, no sería alcanzado.

Sólo hubo un corto paso entre este razonamiento y alquilar el caballo más veloz disponible y espolearlo día y noche en dirección a la lejana ciudad de Samarcanda.

Mientras tanto, la Muerte se encontró de nuevo con el maestro sufí y hablaron sobre diversas personas.

“¿Y dónde está tu discípulo tal y tal?”, preguntó la Muerte.

“Debe de estar en algún lugar de esta ciudad, empleando su tiempo en Contemplación, quizá en una posada”, dijo el maestro.

“Qué extraño”, dijo el Ángel, “pues se halla en mi lista. Sí, aquí está: tengo que recogerlo dentro de cuatro semanas, nada menos que en Samarcanda”.



Change: Change: