Multilingual Folk Tale Database


La Cigale et la Fourmi (Jean de La Fontaine)

La cigarra y la hormiga La cicala e la formica
unknown author unknown author
Spanish Italian

Llegado ya el invierno riguroso
la cigarra (que el tiempo caluroso
del estío pasó sólo cantando),
se halló desproveída
de lo preciso a conservar la vida;
y al duro extremo su escasez llegando
de no tener de mosca o gusanillo,
ni aun siquiera el más leve pedacillo.
A casa de la hormiga,
su vecina y amiga,
fue a implorar para su hambre algún socorro,
y le rogó quisiese de su ahorro
algún grano prestarle
para su subsistencia
que juzgaba poder reintegrarle,
sin que mediase apremio ni violencia,
en la estación siguiente:
“Yo te ofrezco pagar puntualmente,
como soy animal -le dijo- antes
del agosto futuro,
el principal y el interés constantes”.
La hormiga (esto es seguro)
no gusta de prestar, y, el tal defecto
es en ella el menor. Conque, en efecto
preguntó a la cigarra: “¿Qué te hacías
en los tan largos y ardorosos días
de verano?”. “Cantaba,
a todo el que pasaba
sin excepción de hora”
“¿Cantabas? Está bien, pues baila ahora”.

La Cicala che imprudente
tutta estate al sol cantò,
provveduta di niente
nell’inverno si trovò,
senza più un granello e senza
una mosca nella credenza.

Affamata e lamentosa
va a cercar della Formica
e le chiede qualche cosa,
qualche cosa in cortesia
per poter fino alla prossima
primavera tirar via:
promettendo per l’agosto,
in coscienza l’animale,
interessi e capitale.

La Formica che ha il difetto
di prestar malvolentieri,
le domanda chiaro e netto:
- Che hai fatto tu fino a ieri?
- Cara amica, a dire il giusto,
non ho fatto che cantare
tutto il tempo. – Brava, ho gusto,
balla adesso, se ti pare.



Change: Change: